Érase una vez una aldea marinera llamada Punta del Moral. Sus habitantes, los punteros, eran humildes pero muy felices.  Llegaron desde lejanas tierras de Almería, Málaga y algunos hasta de Portugal, siempre con el propósito de encontrar su pequeño paraíso.                                                                                                        

Eran tiempos difíciles, las almadrabas de la zona hacían que la inmigración desde otras regiones fuese inevitable. Rondaba el final del siglo XIX.  La existencia de morales en la zona, alguno de ellos grandes y frondosos dieron el nombre a este precioso rincón marinero.                 

                                         

El día a día de los punteros era duro. Estaban obligados a sobrevivir en unas condiciones que hacían que aun estuviesen más unidos.  La mayoría de las relaciones eran con Isla Cristina, cruzaban la Ría Carreras en patera, un recorrido de apenas 2 kilómetros que era testigo directo de nacimientos, sepelios, urgencias médicas… Si digo bien de nacimientos, es porque cuando las mujeres se ponían de parto, tenían que ser trasladadas con viento, lluvia o tormenta en patera. Porque cuando alguien fallecía el féretro también  era transportado en patera hacia Isla Cristina o cuando surgía alguna urgencia médica tenían que encomendarse a lo más divino.                                                                                      

La singularidad de las casas es también motivo de comentario.  Estaban construidas de adobe, con un fuego central y casi diáfano,  no tenían tabiques, los distintos compartimentos o habitaciones estaban separados por tela de esparto. La iluminación era a través de carburos o quinqués de petróleo.  No tenían duchas, el aseo personal era con agua que calentaban en el fuego vertida en barreños de zinc.                                                                                                                                                                                                                                

La comida no era demasiado abundante, pero sí con productos frescos de primera calidad.  El pescado de los barcos, las coquinas y los longerones de la playa, las almejas de las marismas. Así se creó la semilla del arroz a la marinera de Casa Miguel Ángel y Micaela que en estos días servimos en nuestro restaurante.                                                                                                                                                              

Otras de las curiosidades del día a día en nuestra aldea eran la calles, aunque hasta hace poco todavía una gran mayoría eran de arena.  Por aquel entonces todas las calles eran de arena de playa, el problema surgía cuando subía mucho la marea, al agua llegaba hasta las puertas de las casas.  Una auténtica Venecia del Atlántico, entonces nuevamente las pateras eran testigo directo, tenían que ser utilizadas para ir de una casa a otra.

Para los niños era un ambiente sano de juegos sin maquinitas ni teléfonos móviles… jugaban a la comba, a las chapas, a las canicas o al escondite entre las chumberas y morales.    

                                                                       

Pero lo más importante de todo es que estas familias marineras, llevan a gala su historia, su trabajo día a día y su ilusión para ser hoy en día uno de los puertos pesqueros más importantes de Andalucía.  Unas familias de pescadores que generación tras generación encontraron su puerto de atraque en esta aldea marinera.

959 47 70 13